Martes 26/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Aunque todavía con una muleta, don Juan Carlos lució un magnífico aspecto durante la acogida a Benedicto XVI en Barajas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El rey don Juan Carlos utilizó todavía una muleta en el aeropuerto de Barajas, al que acudió junto con la reina para recibir a Benedicto XVI, pero lució un magnífico aspecto, visiblemente más delgado que en el reciente pasado y con un apreciable color moreno en el rostro.

El rey, junto con doña Sofía, fue cambiando de mano la muleta mientras caminaba por la alfombra de honor hacia la escalerilla del avión de Alitalia en la que llegó el Pontífice. Durante el recorrido, los reyes escucharon vivas por parte de los cientos de ciudadanos congregados a pie de pista para ver al Papa, a los que correspondieron con la mano.

El mantenimiento de la muleta no se debe a la operación de rodilla que sufrió, sino más bien a la tendinitis que le aqueja en la otra pierna desde hace pocas semanas, originada también por el intenso esfuerzo de recuperación y rehabilitación que realizado.

Don Juan Carlos llevaba un traje de color gris, camisa azul clara y corbata roja con motas blancas, y la reina un elegante vestido en tonos gris perla. El rey y el Pontífice charlaron amigablemente, ambos muy sonrientes, durante unos instantes al pie de la escalerilla, mientras doña Sofía besó el anillo del Pontífice.

Al pasar frente a la bandera española que portaba la agrupación militar de honores, Benedicto XVI hizo una inclinación de cabeza. Durante ese recorrido a pie, en algún momento don Juan Carlos no podía seguir el ritmo de los pasos del Papa y se quedaba algo retrasado.

Una vez en el pabellón de Estado, Benedicto XVI fue saludado por el presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero, que con el charló unos instantes. A continuación lo hicieron las restantes autoridades, entre ellas José Bono, Mariano Rajoy y los ministros Trinidad Jiménez, Ramón Jáuregui y Francisco Caamaño.

En muchos casos, fueron don Juan Carlos y doña Sofía quienes fueron presentando al Papa a las sucesivas personalidades. La portavoz del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, visiblemente embarazada, recibió las muestras de simpatía del Pontífice, y Ana Botella, esposa de José María Aznar, se mostró también muy expresiva en su saludo.

Don Juan Carlos pronunció unas palabras en las que le dio la bienvenida "de todo corazón" con motivo del viaje, de la que destacó la visita "a nuestra propia casa", aludiendo a la reunión que Benedicto XVI mantendrá en La Zarzuela con la Familia Real. Destacó que la aportación del cristianismo es imprescindible para entender la personalidad de España.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·