Jueves 21/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

El Rey otorga el Toisón de oro a Javier Solana y a Víctor García de la Concha

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Don Juan Carlos ha concedido ayer a Javier Solana y a Víctor García de la Concha, en reconocimiento a su trabajo, la Insigne Orden del Toisón de Oro, máxima distinción española que don Juan Carlos ha otorgado durante su reinado a otras veinte personalidades, ha informado un portavoz de la Casa el Rey. Ambos ven valorada así al más alto nivel su labor a favor de España y la Corona, mientras que en el caso del que fue Alto Responsable de la Política Exterior y de Seguridad Común (PESC) de la Unión Europea también su trabajo por Europa, y en el del director de la Real Academia Española su dedicación a la unidad de la lengua española.

 

FOTOGRAFÍA: IPAPRESS

Solana, ministro de los Gobiernos de Felipe González de Cultura, Portavoz, Educación y Asuntos Exteriores, fue secretario general de la OTAN entre 1995 y 1999, y desde mediados de ese año y hasta finales de 2009 PESC. García de la Concha es director de la Real Academia desde hace diez años, durante cuyos mandatos se presentó la "Nueva Ortografía" (1999), el "Diccionario panhispánico de dudas" y el "Diccionario del Estudiante" (2005), el "Diccionario esencial de la lengua española (2006) y la "Nueva gramática de la lengua española" (2009). Las dos anteriores personas en recibir este galardón fueron, en 2007, el ex presidente del Gobierno, Adolfo Suárez -a quien los Reyes entregaron la distinción en su domicilio un año más tarde-, y el rey de Arabia Saudí, Abdalá bin Abdelaziz, durante su visita de Estado a España hace dos años y medio.  Las dos primeras órdenes que concedió el Rey, en 1977, fueron para Nicolás Cotoner y Cotoner, marqués de Mondéjar, y para Torcuato Fernández-Miranda y Hevia, duque de Fernández Miranda. Cuatro años después, en 1981, serían el escritor José María Pemán y el Príncipe de Asturias, heredero de la Corona, quienes la recibirían, mientras que en 1993 sería Beltrán Osorio y Díez de Rivera, Duque de Alburquerque. El Toisón, orden de la que los soberanos españoles son maestres desde 1520, es la orden dinástica de mayor prestigio del mundo. Don Juan Carlos la posee desde que se la otorgara su padre Don Juan, Conde de Barcelona, en 1941, orden que también tiene el Príncipe de Asturias. Se concede a título personal, no es hereditario ni transmisible y las insignias, debidamente numeradas, son propiedad de la Orden y deben ser devueltas a la misma tras el fallecimiento del titular. A partir de 1985 la Orden dejó de ser exclusivamente masculina. Entre las personalidades extranjeras que fueron distinguidas por el Rey con el Toisón figuran los nombres de Carlos Gustavo de Suecia y el Gran Duque Juan I de Luxemburgo (1983), Olav V de Noruega (1984), Akihito de Japón, Hussein de Jordania, Beatriz I de los Países Bajos, Margarita II de Dinamarca (1985) e Isabel II de Inglaterra (1988). También Alberto II de los Belgas (1994), Harald de Noruega (1996), Simeón Sajonia-Coburgo (2004), Bhumibol Adulyadej de Tailandia (2006) y el Gran Duque Enrique de Luxemburgo (2007). La Orden fue fundada en Brujas en 1429 por Felipe el Bueno, duque de Borgoña, con motivo de su matrimonio con Isabel de Portugal, para "honrar a cuantos por sus hechos hayan sido, son y sean en lo venidero dignos de reconocimiento". La insignia del Toisón (vellocino) consiste en un gran collar de oro, con las armas del duque de Borgoña, compuesto de eslabones dobles en forma de B, entrelazados con pedernales echando llamas. Del collar pende un carnero de oro, alusión al vellocino de oro de la mitología clásica y al carnero de Gedeón. El Toisón nació como una orden de Caballería cuya soberanía quedaba unida perpetuamente al titular de la dinastía Borgoñona y, extinguida ésta, a sus legítimos herederos.

El que fuera Alto representante de la Unión Europea (UE), Javier Solana, afirmó ayer sentir una "enorme emoción" por la condecoración de la insignia del Toisón de Oro por parte de Juan Carlos I, la máxima distinción que otorga el monarca. "No sé cómo agradecer la generosidad del Rey por considerarme para semejante título del que forman parte su Majestad y el príncipe Felipe", ha afirmado Solana en declaraciones a los medios de comunicación. "Más que con palabras, creo que sólo puedo agradecer semejante distinción a través de actos y seguir comportándome de la manera que corresponde a quien ostenta esa dignidad con la que el rey ha querido distinguirme", ha añadido el ex alto diplomático.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·