Martes 26/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Isabel II llamó “mal español” al general Prim por haber vendido Cuba a los Estados Unidos. ¿Deben por ello ser anulados los ducados de Prim y de Castillejos?

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El general Prim vendió Cuba a los Estados Unidos en 1866, treinta años antes de la derrota española de 1898, tal como se contó en Monarquía Confidencial. Ahora revelamos que, por ese motivo, Isabel II, reina de España, en carta dirigida al general Ramón María Narváez, datada en Zarauz (Guipúzcoa) el 16 de agosto de 1866, califica al general Prim de “mal español”. Esta nueva carta (ver el documento adjunto), importantísima para la historia de España, encontrada por el historiador Ángel Luis López, Isabel II continúa diciendo que Prim “quiere vender un pedazo, por chico que fuera, de lo que pertenece a España” (Cuba era provincia ultramarina de España).

 

FOTOGRAFÍA: MONARQUIA CONFIDENCIAL

Asegura la reina a Narváez “que para la venta de Cuba no podría yo estar en el trono, pues jamás lo consentiría”. Sin embargo, lo consistió. Afirma también en la carta a Narváez que confía en que la Providencia haga que le salgan mal a Prim todos los planes que tenga. Y confiesa que se siente segura en el trono porque el gobierno de España esté regido por Narváez, al tiempo que cordialmente le agradece “todo lo que estás haciendo” y cree que Dios ayuda “todos tus esfuerzos por el bien de este País”.

A pesar de este calificativo de “mal español” que Isabel II dedica a Prim, sorprende que, tras su muerte en 1870, el general Serrano concedió a la viuda -firmando el Real Despacho Amadeo I de Saboya- el título de Duquesa de Prim, al igual que ascendió a Ducado el título de Marqués de los Castillejos que había sido concedido al general por el triunfo de la batalla de igual nombre.

En opinión del historiador Ángel Luis López, por los datos que acaben de conocerse sobre la venta de Cuba y la opinión que de él tenía Isabel II, por “mal español” hoy habría que anular o revocar los títulos que a Prim y a su viuda se concedieron, que son los siguientes: vizcondado del Bruch, condado de Reus, marquesado (ascendido en 1870 a ducado) de los Castillejos y ducado de Prim.

Tal como se contó en Monarquía Confidencial (ver noticia), Cuba fue vendida por Prim de acuerdo con la documentación localizada por Ángel Luis López en el archivo privado de Isabel II, donde se guarda el documento que acredita la venta. En ese riquísimo archivo se conserva un documento en el que se manifiesta, por vía de un testigo llamado M. Trement, de Ginebra (Suiza), que intermedió entre el embajador de EEUU en París y el general español Juan Prim y Prats, el 4 de agosto de 1866, y que dicho general estaba interesado, por necesidad de dinero, de ceder o vender la isla de Cuba a los Estados Unidos de América. 

Vea a continuación la carta firmada por Isabel II:

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·