Martes 06/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

La visita de la Infanta Cristina al Cristo de Jesús de Medinaceli fue tremendamente discreta: “vino y se fue sin hablar con nadie”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

“Una visita discretísima”. Así califican algunos de los testigos que estuvieron presentes en la cita de la Infanta Doña Cristina con el Cristo de Jesús de Medinaceli, en Madrid. Este año, cumpliendo con la tradición de la Familia Real de venerar al Cristo el primer viernes del mes de marzo, fue ella la encargada de visitar la Iglesia.

  Según ha podido saber El Confidencial Digital por personas allí presentes, la Infanta Doña Cristinano habló nada, con nadie”. Accedió a la parroquia, recorrió en silencio el pasillo y se dirigió al Altar Mayor. Allí efectuó unos minutos de oración para, posteriormente, besar los pies del santo.

Acto seguido, accedió a la sacristía para saludar a los miembros de la Cofradía. Exceptuando este saludo protocolario, cuentan, no intercambió ninguna palabra con nadie.

Las mismas fuentes confirman que las visitas del Rey Don Juan Carlos al Cristo de Medinaceli han sido siempre más amenas: habla con los cofrades y monjes, y tiene una charla distendida con ellos. En cambio, en esta visita de la Infanta todo ha sido diferente.

La Infanta Cristina recibió como regalo un libro sobre Jesucristo editado por el Centro Bíblico de Madrid. Asimismo, se le regaló un ejemplar para su padre. Tampoco la Infanta firmó en el Libro de Reyes, pues ya lo había hecho en una visita anterior.