Domingo 20/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Iñaki Urdangarín y García Revenga coinciden en desvincular a la Casa Real del ‘caso Nóos’

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La comparecencia ayer de Iñaki Urdangarín y de Carlos García Revenga ante el juzgado de instrucción número 3 de Palma tenía como punto de máximo interés ratificar o no las afirmaciones de Diego Torres, la semana anterior, en las que trataba de implicar a la Casa Real con el 'caso Nóos'. Los dos testimonios escuchados descartaron esa posibilidad.

Cinco horas duró la declaración de Iñaki Urdangarín ante el juez Castro y la mitad, dos horas y media, la de Carlos García Revenga. Fuentes cercanas a La Zarzuela, consultadas por Monarquía Confidencial, resumían así lo ocurrido en el juzgado: “Los dos testimonios sumados han echado por tierra el intento de Torres de implicar a la Casa Real”.

El rey no lo sabía

García Revenga afirmó que él no había tenido nada que ver con las gestiones y decisiones del Instituto Nóos, y que su presencia en la junta directiva se debía a que era amigo personal de Iñaki Urdangarín.

A la vez, y respondiendo a las afirmaciones que la semana anterior realizó el ex socio del duque de Palma, Diego Torres, el secretario de las infantas y funcionario de la Casa del Rey aseguró que don Juan Carlos no sabía que la infanta Cristina y él mismo figuraban en la junta directiva de Nóos.

Sobre el futuro de García Revenga, La Zarzuela esperará a conocer qué providencia dicta el magistrado sobre el secretario de las infantas para adoptar una decisión. La Casa del Rey anunció que daría una nota de prensa cuando se conoció su imputación, pero a continuación rectificó diciendo que esperaría a su comparecencia ante el juzgado de instrucción número 3 de Palma. Según ha sabido Monarquía Confidencial, la actuación final dependerá de qué decisiones toma el juez Castro tras la declaración de ayer.

Urdangarín niega una tutela de la Casa

Por su parte, Iñaki Urdangarín, que cuando llegó no quiso pararse a hablar con los periodistas que aguardaban en la calle, comenzó su comparecencia dando lectura a una declaración en la que manifestó que, como consecuencia de los correos entregados por Diego Torres, se había producido en las últimas semanas “un desplazamiento del foco de esta instrucción de los hechos propiamente dichos hacia un proceso público al pretendido papel de la Casa Real en los mismos”.

Y añadió: “A este respecto, declaro que la Casa de S.M. el Rey no opinó, asesoró, autorizó o avaló las actividades que yo desarrollaba en el Instituto Nóos. Por el contrario, cuando tuvo conocimiento de la existencia de reproches políticos a las administraciones públicas contratantes, la Casa de S. M. el Rey me trasladó las recomendaciones oportunas para que dejara de realizar una actividad que no consideraba adecuada para mi status institucional. Y así lo hice”.

A las preguntas del juez, Urdangarín ofreció respuestas muy breves, en las que evitó entrar en cuestiones complejas. No obstante, insistió en que consideraba lícitas y transparentes sus gestiones en Nóos. Ese trámite duró apenas media hora, tras lo cual llegó el turno al fiscal.

La reunión de La Zarzuela

El fiscal del caso, Pedro Horrach, preguntó al duque de Palma por los fondos recibidos por Nóos de Madrid 16, la empresa encargada de preparar la fallida candidatura olímpica de la capital de España para 2016. Urdangarín reconoció que había ejercido de intermediario ante los miembros del Comité Olímpico Internacional (COI), pero dijo que no había cobrado dinero alguno de los 144.000 euros que el instituto recibió de la entidad pública.

Sobre la reunión en La Zarzuela denunciada por Diego Torres, el duque de Palma negó haberse encontrado en palacio con Rita Barberá y Francisco Camps para hablar de Valencia Summit. También rechazó que tenga fondos en el exterior, en paraísos fiscales. El juez ha respondido que pedirá el libro de visitas a La Zarzuela para comprobarlo.

Correos impugnados

Mario Pascual Vives, abogado de Iñaki Urdangarín, anunció que impugnará los correos electrónicos entregados al juez Castro por Diego Torres la semana pasada, sobre los que comentó que no quería contestar, si bien el fiscal Pedro Horrach si logró que el duque de Palma respondiera a algunas preguntas sobre los mensajes.

Esta segunda citación del juez a Iñaki Urdangarín estaba relacionada con el descubrimiento de tres supuestos delitos contra la Hacienda Pública. Uno de 230.000 euros correspondiente el impuesto de sociedades, los otros dos, por 240.000 euros, en las declaraciones de IRPF de Urdangarín en los ejercicios 2007 y 2008. Sin embargo, se plantearon otras muchas cuestiones.

En la sala de vistas del Juzgado de Instrucción se encontraba también los abogados del Estado, que representan a la Agencia Tributaria y a las comunidades autónomas de Baleares y Valencia; la abogada de Manos Limpias, que ejerce la acusación popular; y una veintena abogados defensores. El interrogatorio fue grabado en vídeo por orden del juez Castro.

·Publicidad·
“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·