Jueves 21/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

El historiador Fernández Álvarez publica un libro sobre la Princesa de Éboli, figura de la Corte de Felipe II

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El historiador Manuel Fernández Álvarez refleja en su nuevo ensayo, La princesa de Éboli, el lado más humano de quien fue uno de los personajes más fascinantes de la Corte de Felipe II, y una mujer admirada y temida al mismo tiempo, que fue "vulnerada en sus derechos más elementales".

El gran experto en el siglo XVI ha escrito el libro a partir de cartas y documentos de la época y ha tratado de desvelar el misterio que siempre ha rodeado la vida de Ana de Mendoza, princesa de Éboli. Su objetivo ha sido el de entresacar de esos textos "las alegrías, zozobras, incertidumbres y angustias" del personaje. Fernández Álvarez (Madrid, 1921) se acerca con objetividad y simpatía al personaje central de su libro, publicado por Espasa y que saldrá a la venta el 28 de febrero. Ofrece una imagen de la Princesa que contrasta con la que daban de ella los documentos de la época, que la presentaban como "la mujer fatal de su siglo, capaz de perturbar con su belleza al más pintado".

Esposa de Ruy Gómes de Silva, príncipe de Éboli y privado del Rey, Ana de Mendoza fue amiga de la Reina, la francesa Isabel de Valois, y se vio aupada al principio por Felipe II -de quien se dice que fue su amante-, "que después la arrojaría sin compasión a la más siniestra prisión". Y es que esta mujer, que al parecer era tuerta, aunque el autor deja entrever que quizá fuera bizca y por eso utilizaba un parche, fue amante de Antonio Pérez, el ministro preferido de Felipe II, y se vio implicada en el asesinato de Juan de Escobedo, secretario de don Juan de Austria, hermano del Rey. Pero Fernández Álvarez no se limita a contar la vida de la princesa de Éboli, sino que, con rigor y de forma amena, profundiza en el siglo XVI y facilita las claves para comprender cómo era el imperio español, los debates ideológicos que se daban en Europa por aquel entonces, cómo era la Corte de Felipe II o cómo se vivía en un convento carmelitano, entre otros temas.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·