Miércoles 23/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Aficionados del FC Barcelona y el Alavés silbaron el himno

Felipe VI repite corbata monárquica para enfrentarse a la pitada de la final de Copa

Como en 2016, se la puso verde, un color que sirvió como gesto de los partidarios de don Juan de Borbón durante el franquismo: “Viva el rey de España”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Felipe VI presidió en el palco del Estadio Vicente Calderón la final de la Copa del Rey. Al enfrentarse FC Barcelona y Deportivo Alavés, el jefe del Estado tuvo que escuchar cómo una parte importante de los aficionados pitaban el himno de España, con lo que ya son tres las pitadas que don Felipe sufre como rey en esta cita futbolística.

Felipe VI escucha el himno de España en la final de la Copa del Rey de 2017. Felipe VI escucha el himno de España en la final de la Copa del Rey de 2017.

Desde que es rey de España, Felipe VI ha presidido con la de este sábado 27 de mayo tres finales de Copa. En las tres ha participado el FC Barcelona y en dos ocasiones equipos vascos, lo que ha congregado a aficionados nacionalistas que han secundado los llamamientos a silbar en el momento de oirse los acordes del himno de España con el rey en el palco.

En esta ocasión, como ya contó Monarquía Confidencial, la entidad Catalunya Acció que desde 2009 animaba y convocaba a los aficionados del Barça no iba a realizar ninguna campaña en ese sentido, porque pensaba que ya no era necesario: no hacía falta pedirlo para que los hinchas culés silbaran.

Y así fue. En la final de este sábado, don Felipe apareció en el palco del Calderón acompañado de las autoridades, como el ministro de Deporte Íñigo Méndez de Vigo, el presidente de la Real Federación Española de Fútbol Ángel María Villar, el presidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont, y el lehendakari vasco Íñigo Urkullu.

Cuando empezó a sonar por megafonía el himno de España, miles de aficionados del FC Barcelona y del Deportivo Alavés comenzaron a silbar, pitar y abuchear. El rey escuchó el himno y la pitada con gesto serio, erguido.

Y con un detalle: don Felipe escogió para dejarse ver en esta final de Copa una corbata verde azulado. No es un color sin más, ya que además también el año pasado Felipe VI fue a la final de la Copa del Rey -donde también hubo una fuerte pitada- con una corbata verde.

El verde se suele interpretar, y más en un evento en el que se iba a enfrentar a una ofensa a los símbolos nacionales, como un gesto de reivindicación monárquica. Y es que el verde se convirtió durante el franquismo es un color simbólico para los partidarios de don Juan de Borbón, conde de Barcelona, que sufrían cierta persecución de la dictadura: VERDE era utilizado como acrónimo del grito “Viva el rey de España”, y por eso ese color que convirtió ya en el tono monárquico por excelencia.

Este año sin la reina Letizia

A diferencia del año pasado, Felipe VI asistió en solitario a la final de la Copa. No le acompañó la reina Leizia, que en 2016 sí acudió por sorpresa a este partido, ya que su presencia no estaba anunciada. En aquella ocasión se dio la circunstancia de que ese mismo día don Felipe y doña Letizia celabraban su aniversario de bodas, por lo que se entendió como un gesto de la reina con su marido.

A diferencia de otros años, como en 2015 cuando se sentó junto a Artur Mas, en esta final el rey se sentó entre el ministro Méndez de Vigo y el presidente de la federación. Un asiento más allá, a cada lado, estaban los presidentes autonómicos de Cataluña y País Vasco, y después los máximos responsables de FC Barcelona y Alavés.

Antes del partido, tal y como se vio en una imagen distribuida por la Casa del Rey, don Felipe compartió corrillos con el alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran (PNV), Josep María Bartomeu, presidente del FC Barcelona, el ministro de Deporte y otras autoridades, mientras en otro corrillo hablaban el presidente del Atlético de Madrid Enrique Cerezo con Puigdemont y Urkullu.

Tras el pitido final, Felipe VI se encargó de colgar las medallas de subcampeones a los jugadores del Alavés y de entregar las copas de campeones a la plantilla del FC Barcelona, así como el trofeo de la Copa del Rey al capitán, Andrés Iniesta, a quien saludó con una gran sonrisa.

·Publicidad·
“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·