Lunes 20/02/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Con las armas de Sicilia, Jerusalén, Borgoña, Flandes...

El Salón del Trono del Palacio Real, destino del tapiz con el escudo ampliado de Felipe VI

El repostero que confeccionará Patrimonio Nacional sustituirá al que luce actualmente en este espacio, uno de los más simbólicos para la monarquía española

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Dentro del Palacio Real existe una estancia que destaca entre el resto por su simbolismo para la monarquía. Se trata del Salón del Trono, donde se celebran actos como la Pascua Militar y el besamanos de la Fiesta Nacional, y en el que en el futuro se podría lucir un nuevo tapiz respostero con el escudo ampliado, las “armas mayores” que utilizaron tradicionalmente los reyes de España.

Repostero con las armas del rey en el Salón del Trono del Palacio Real de Madrid. Repostero con las armas del rey en el Salón del Trono del Palacio Real de Madrid.

Hace varias semanas se contó en estas páginas que tres expertos de la Real Academia de la Historia (Faustino Menéndez-Pidal, Feliciano Barrios y Hugo O’Donnell) habían redactado un informe sobre cómo serían las armas mayores de Felipe VI: es decir, no el escudo que utiliza habitualmente, con los cuatro cuarteles del escudo de España -Castilla, León, Navarra y Aragón-, sino uno ampliado con las armas que tradicionalmente usaron anteriores reyes que reinaron sobre otros territorios de la monarquía española.

El informe se elaboró por una consulta realizada por Patrimonio Nacional, el organismo público que gestiona los palacios y propiedades tradicionalmente ligados a la Corona.

Tras realizar un repaso por los cambios que fueron realizando los reyes de España desde Felipe V en sus armas mayores, los tres académicos concluían que el actual rey debería usar las armas mayores según el diseño que ya estableció el catedrático Elías Tormo en 1924, durante el reinado de Alfonso XIII, y que se puede ver más abajo.

Sustituirá al tapiz actual

Desde Patrimonio Nacional aseguraron que por ahora no se ha encargado la elaboración de ningún tapiz heráldico con este escudo de las armas. Pero fuentes conocedoras del encargo explicaron a Monarquía Confidencial que la razón del informe era conocer cuáles han de ser las armas mayores de Felipe VI para poder elaborar un repostero, es decir, un tapiz con el escudo heráldico del rey.

Pues bien. Además, MC ha podido saber también que el repostero las armas mayores de Felipe VI, cuando se elabore, ya tiene un destino elegido: el Palacio Real de Madrid, y concretamente el Salón del Trono.

Así figura en el informe que elaboraron los tres académicos citados de la Real Academia de la Historia, y al que ha tenido acceso este confidencial. En el documento se señala que el informe “responde a la intención de confeccionar un gran repostero para el Salón del Trono que venga a sustituir al anterior”.

Actualmente, detrás y por encima de los dos tronos y debajo del dosel luce un escudo con las armas grandes del rey de España. Sin embargo, heraldistas consultados critican algunos elementos de ese tapiz, como por ejemplo el gran tamaño de las dos columnas de Hércules respecto al conjunto del escudo.

El Salón del Trono del Palacio Real es un lugar muy simbólico dentro del Palacio Real. En él se celebran actos como la Pascua Militar del 6 de enero, y también allí los reyes Felipe y Letizia reciben a los invitados en las audiencias de la Fiesta Nacional del 12 de octubre, por ejemplo.

Además, no hay que olvidar que don Felipe eligió el Salón del Trono para grabar su segundo discurso de Nochebuena, el de 2015.

Debajo del escudo con las armas, la Constitución

Como ya se contó en estas páginas, la descripción heráldica del escudo ampliado del rey Felipe sería el siguiente: “Escudo cortado de dos y partido de uno, que suman seis cuarteles: el primero de Aragón-Sicilia partido de Jerusalén; el segundo de Austria partido de Borgoña antigua; el tercero de Parma; el cuarto de Toscana; el quinto de Borgoña antigua; el sexto de Brabante; entado en punta de Flandes partido de Tirol; sobre el todo el escudo moderno de España; cuartelado de Castilla, León, Aragón y Navarra; entado en punta de Granada y cargado en corazón de Borbón-Anjou. Rodeado por el Collar de la Insigne Orden del Toisón de Oro”.

En cuanto al diseño concreto del repostero se propone que estas armas se coloquen en una caja ovalada, y que además se añada el collar de la Real y Distinguida Orden de Carlos III en lugar deferente, manteniendo el del Toisón en lugar preferente.

Además, se añaden otros elementos. Los académicos de la Historia proponen que se incluya “a los pies del gran escudo ovalado, el Libro abierto de la Constitución, de la que el Rey es defensor y custodio”.

Como modelo posible se incluye la ilustración de una matriz para sello correspondiente al Trienio Constitucional de Fernando VII de la que podrían suprimirse las figuras soportes y la leyenda, así como agrandar el escudo y reducir el tamaño del libro, escribiendo sobre él un corto texto e incluyendo el Collar del Toisón.

Cuadrado, con orla y de terciopelo

El informe de la Real Academia de la Historia incluye algunos apuntes sobre el origen histórico de los repostero y la breve mención que se hace de ellos en el Real Decreto de 1977 que reguló el escudo de España.

Los académicos señalan que la forma tradicional (aunque no obligatoria) es la cuadrada. Su tamaño “debe permitir la fácil interpretación de la información visual que ofrece en su correcta exposición”.

En cuanto al fondo del paño, apuestan porque siga la misma pauta del estandarte y el guión; de ser así, sería del mismo tono carmesí que el estandarte y el guión que se aprobaron cuando don Felipe se convirtió en rey.

Además, añaden que “el carácter de pieza decorativa que tiene el repostero puede aconsejar la inclusión de algún tipo de encuadramiento artístico, greca u orla, con o sin rellenado de esquinas, leyenda o figura acorde con la dignidad de las armas reales, con su significado histórico, con el objeto de la confección de la pieza, con el lugar de su exposición y con el buen gusto”.

Incluso sugieren que para su elaboración se utilice “material recio de terciopelo de algodón o similar”, ya que es una pieza de costosa elaboración y exposición pública que está pensada por durar muchos años. Por su importancia y utilidad representativa aconseja que el tapiz se borde “por ambas caras en sus esmaltes, pudiendo estar forrado o no”.

Escudo del rey de España con sus armas mayores, en la versión de 1924. Escudo del rey de España con sus armas mayores, en la versión de 1924.