Miércoles 18/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

El Duque de Parma, hospitalizado en Barcelona

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Carlos Hugo de Borbón Parma se encuentra hospitalizado en Barcelona a causa de un cáncer de próstata. El duque ha emitido un comunicado en la web de la familia Borbón-Parma, donde reconoce su delicado estado de salud.

El Príncipe Carlos Hugo de Borbón Parma, de ochenta años de edad y afectado desde hace años de una dolencia cancerígena, se encuentra hospitalizado en la Ciudad Condal y ha emitido un comunicado en el que afirma: Estoy completamente en manos de Dios, rodeado de mi familia y de mis fieles. Lo único que pido es serenidad y que continuemos con nuestro proyecto de libertades, expresión moderna de nuestros antiguos usos. Tengo gran confianza en vuestras oraciones y en vuestra actuación. Os pido seguir al lado de mis hermanas María Teresa, Cecilia y María de las Nieves, y de mis hijos Carlos Javier, futuro Jefe de la Dinastía, Jaime, Margarita y Carolina.

Además de ostentar la Jefatura de la casa soberana del antiguo ducado de Parma, el que naciera Hugo (Carlos se lo antepuso en el Registro Civil muchos años después para incardinarse en la Dinastía carlista), se autoconsidera Jefe de la Casa Real de España como heredero de la rama descendiente del Infante Carlos María Isidro, y como tal ha mantenido, junto a su familia, una muy notable actividad en diversos foros, aunque en nuestra patria ha gozado de escaso predicamento. Como se puede ver en el comunicado antes transcrito, ni su hermano Sixto Enrique ni su hermana Francisca se cuentan entre sus partidarios, siendo de subrayar al respecto que se ha reconciliado con su hija Margarita, de la que estuvo distanciado durante años, debido a la turbulenta vida anteriormente llevada por esta Princesa.

Carlos Hugo casó en 1964 con la Princesa Irene de los Países Bajos, que protagonizó una rocambolesca aventura antes de convertirse al catolicismo para contraer este matrimonio, lo que le hizo perder sus privilegios en la Dinastía holandesa, a la que se reincorporó, aunque matizadamente, tras divorciarse de su marido, al que, ayudada con grandes esfuerzos médicos, dio los cuatro hijos mencionados en el comunicado aludido.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·