Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Don Juan Carlos llegó a Menorca pilotando su helicóptero: "A partir de ahora me tenéis como un cooperante más"

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Rey se desplazó el sábado por la mañana a Menorca para visitar la Isla del Rey, un enclave situado en el centro del puerto de Mahón, para corresponder a la invitación formulada por la Fundación Hospital de la Illa del Rei. Don Juan Carlos, que conducía el helicóptero, estuvo acompañado por el Jefe de la Casa Real, Alberto Aza, y excusó a la Reina: “Los hijos de la Infanta Cristina se marchan..., y donde estén los nietos...”.

 

 

El monarca, acompañado por el Jefe de la Casa Real, Alberto Aza, aterrizó en un helicóptero pilotado por él mismo en este islote de 40.000 metros cuadrados, cuya propiedad corresponde al Ayuntamiento de Mahón. El Rey fue recibido por el alcalde de Mahón y senador por Menorca, Arturo Bagur; el teniente de alcalde de Urbanismo, Vicent Tur, y el general Luis Alejandre, jefe del Estado Mayor del Ejército, que preside la fundación creada en 2004 para la restauración y rehabilitación del hospital construido durante las dominaciones británicas de Menorca, en el siglo XVIII.

Tras saludar a varios miembros significativos de la fundación que lleva a cabo las obras de consolidación y recuperación del espacio conjunto monumental, como la arquitecta Isabel Espinau, redactora del avance del Plan de Actuación y de Usos para la Illa del Rei. El monarca fue recibido con un caluroso aplauso por un nutrido grupo de voluntarios que esperaban en una de las rehabilitadas salas del hospital. Su Majestad pidió disculpas por la polvareda levantada por el helicóptero durante la maniobra de aterrizaje, y por la ausencia la Reina: “Los hijos de la Infanta Cristina se marchan..., y donde estén los nietos...”, excusó.

Durante su recorrido por el recinto, el Rey se mostró admirado y muy interesado por la altruista y constante labor desarrollada cada domingo por el voluntariado y se ofreció a los presentes como un “cooperante más”. El compromiso fue rápidamente recogido por una voluntaria que, con aplomo y tono marcial, recordó al monarca su obligación recién adquirida: “Señor, como cooperante que ya es, todos los domingos a las nueve de la mañana en el muelle”, espetó, a lo que Don Juan Carlos contestó con un saludo militar.

El general Alejandre describió las características de la Isla del Rey, denominación que recuerda el desembarco de las tropas catalano-aragonesas del rey Alfonso III en enero de 1287 para el hecho de armas que acabó con la Menorca musulmana y significó la incorporación de la balear menor a la Corona de Aragón y a la cultura europea. Don Juan Carlos se interesó vivamente por el proceso de restauración del edificio, que recorrió en todas sus dependencias y formuló numerosas preguntas sobre el significado y funciones de las dependencias.

Luis Alejandre, que obsequió al monarca con una acuarela del antiguo hospital inglés cuyo autor es el arquitecto y pintor Pedro Luis Mercadal, calificó esta visita de don Juan Carlos como "un espaldarazo y el respaldo moral más importante que podíamos contar para proseguir nuestra labor encaminada a la plena restauración y rehabilitación de este monumento histórico-artístico de Menorca".