Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Don Juan Carlos dice que la cúpula de Barceló "contribuirá a impulsar los derechos humanos"

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Rey de España elogió ayer la "indudable belleza creativa y fuerza expresiva" de la cúpula de Miquel Barceló que presidirá las reuniones de la Sala XX del Palacio de la ONU en Ginebra, con la esperanza de que este renovado espacio "facilite los acuerdos para impulsar la dignidad del ser humano". José Luis Rodríguez Zapatero, por su parte, dijo que la "impresionante cúpula" es un reflejo de la España del siglo XXI.

Los Reyes de España y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, inauguraron ayer la sala junto al presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, quien valoró, por su parte, la "impresionante cúpula" de Barceló como reflejo de la España del siglo XXI, un país -dijo- solidario, comprometido con la ayuda al desarrollo y contra la intolerancia, la discriminación y la pobreza. A la inauguración de esta sala, remodelada por España y rebautizada como "de los Derechos Humanos y la Alianza de Civilizaciones", ha asistido también el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, copatrocinador junto a Rodríguez Zapatero de la iniciativa de diálogo internacional que Naciones Unidas homenajea con el nuevo nombre otorgado a este espacio de reuniones.

En su intervención, Don Juan Carlos recordó su visita de hace tres años a Ginebra, de donde surgió el compromiso español para hacerse cargo de la remodelación integral de la Sala XX, en el marco del Sesenta Aniversario de la Declaración de los Derechos Humanos. Los 1.400 metros cuadrados que presiden la cúpula pintada por Barceló, uno de los espacios más grandes del Palacio de las Naciones de Ginebra, será el lugar habitual de reuniones del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, por lo que el Rey confía en que esta sala facilitará "los debates y acuerdos para impulsar la dignidad del ser humano".

Bajo un techo iluminado por los 35.000 kilos de vivos colores que conforman el "mar-cueva" de Barceló, Don Juan Carlos declaró su "especial admiración" ante la "impresionante nueva cúpula" de este "gran artista" y reflexionó: "nada mejor que el arte como lenguaje universal para expresar los valores, principios y misiones que inspiran a las Naciones Unidas en torno al ser humano y al mundo".