Sábado 19/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

La infanta Cristina tenía urgencia por estar con su familia ‘cerca de España’: antes del regreso a Barcelona se planteó vivir en Inglaterra o Portugal

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La vuelta de los duques de Palma a Barcelona, donde se han instalado de forma estable abandonando Washington, era un viejo deseo de la infanta Cristina, que desde tiempo atrás había planteado la conveniencia de estar 'cerca de España'. En un primer momento llegaron a considerar la posibilidad de ubicarse, con toda la familia, en Inglaterra o en Portugal. Al final se ha producido el retorno a la capital catalana.

La opción inglesa y portuguesa se barajó en la época en que era más duro el acoso mediático: se trataba de ubicarse en zonas próximas a España, pero en principio fuera del alcance de los reporteros. Finalmente, la decisión ha sido instalarse en la Ciudad Condal, donde, además, los cuatro hijos del matrimonio empezarán en septiembre el curso escolar.

Algunas fuentes han relacionado la repentina vuelta con una aceleración del proceso abierto a Iñaki Urdangarín, puesto que el juez instructor está ultimando la conclusión del sumario, tras lo cual se concretaría la acusación y tendría que fijarse vista oral.

Fuentes jurídicas consultadas por Monarquía Confidencial calculan que el juicio contra el duque de Palma podría empezar a celebrarse en el mes de enero.

Una nota que antes conoció La Zarzuela

Iñaki Urdangarín ha utilizado de nuevo la vía de la agencia Efe para anunciar ese regreso a España, y en concreto la delegación en Washington, porque en esa oficina trabaja un periodista de su confianza, al que en ocasiones anteriores facilitó también comunicados.

Fuentes solventes consultadas por MC señalan que la iniciativa de emitir la nota, así como su contenido concreto, han tenido el visto bueno previo del Palacio de La Zarzuela, cuando no la iniciativa. Así se interpreta la referencia que hace el duque de Palma a que había “informado a la Casa de Su Majestad el Rey”.

La Casa del Rey reaccionó diciendo que “respeta” la decisión de Urdangarín, si bien insistió en que su situación en la Familia Real sigue siendo la misma: continuará apartado de la agenda de Zarzuela, como ocurre desde noviembre, cuando la Casa calificó su comportamiento de “poco ejemplar”.

Desvinculado de Telefónica

La suspensión del contrato que le ligaba a Telefónica, anunciado también en la nota, se produce después de que dentro de la compañía, e incluso en su consejo de administración, se escucharan voces contrarias a la continuidad de Urdangarín como máximo representantes de la empresa para América, por el perjuicio que ello podía suponer para la imagen corporativa y hasta para el mismo negocio.

De hecho, Telefónica había ya trasladado al duque de Palma que en cuanto se produjera una imputación judicial formal, una vez cerrado el sumario, tendría que dejar el cargo, algo que ahora se ha adelantado unos meses.

Fuentes empresariales explican a MC que la salida de Iñaki Urdangarín de Telefónica era “cuestión de tiempo”. Al final iba a producirse.

Los ‘posados’ en Hola

Analistas en políticas de comunicación consultados por MC apuntan que el retorno de la familia Urdangarín a Barcelona parece formar parte de una operación de imagen mucho más amplia, diseñada por asesores al servicio de los duques de Palma. Sin descartar alguna participación de la propia Zarzuela.

Dentro de esa operación estarían las fotografías publicadas estas dos últimas semanas en las revistas españolas, sobre todo en Hola, que hizo un espectacular despliegue de imágenes de los duques y sus hijos descansando en el sur de Francia junto con la familia Urdangarín en pleno.

Las fotografías, de gran calidad, no correspondían a un ‘robado’, como suele decirse en términos periodísticos, sino más bien a unos ‘posados’, es decir, tomadas con el consentimiento de los afectados.

Dentro de esa estrategia de cambio de imagen habría que situar el anuncio de que abandonarán su residencia actual, el llamado “Palacio de Pedralbes”, para trasladarse a una vivienda más pequeña, menos llamativa, y posiblemente de alquiler.

Y, por supuesto, la salida protagonizada ayer, miércoles, cuando Iñaki Urdangarín y la infanta Cristina abandonaron la casa de Pedralbes a bordo de un utilitario con muchos años, bien distinto de los monovolúmenes que acostumbraba utilizar hasta ahora, y se dejaron fotografiar y filmar dentro del coche.

·Publicidad·
“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·