Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

"Catalina de Lancaster" novela la vida de la primera Princesa de Asturias a través de un relato basado en documentación histórica con retazos de ficción

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La periodista asturiana María Teresa Álvarez cuenta en la editorial La Esfera de los Libros el amor de una joven de 15 años, depositaria de la legitimidad de la corona de Castilla, por su marido Enrique de Trastámara, de tan sólo nueve, además de las turbulencias políticas, el apoyo brindado por su valida tras enviudar y la lucha por asegurar el trono a su hijo, Juan II. Estas "memorias apócrifas", según las define la autora, están narradas en primera persona y centran toda la acción en una sola tarde.

 

FOTOGRAFÍA: MONASTERIO DE SANTA MARIA LA REAL DE NIEVA (SEGOVIA) CON EL ESCUDO DE CATALINA DE LANCASTER

En 1388 Catalina de Lancaster se casó con Enrique de Trastámara y se convirtió en la primera Princesa de Asturias, un personaje que María Teresa Álvarez ha recuperado en su nueva novela, unas "memorias apócrifas" de tono intimista en torno a la vida familiar y palaciega de la abuela de Isabel la Católica. "No sé si se trata de una novela histórica o de una biografía novelada", explicó ayer María Teresa Álvarez en la Delegación del Principado de Asturias en Madrid, donde ha descrito su séptima novela como un "relato intimista, hecho con rigor histórico". En "Catalina de Lancaster. Primera Princesa de Asturias" (La Esfera de los Libros) los hechos históricos que rodearon la vida de esta mujer "fuerte, con gran sentido de la institución monárquica, de fe sencilla y admirable como madre" se funden con opiniones y sentimientos "basados en la documentación histórica" -puntualiza-, así como con retazos de ficción. "Me atreví a meterme en el alma de Catalina", explicó la periodista asturiana, quien escribe en primera persona y centra toda la acción en una sola tarde, un corto espacio de tiempo en el que Catalina, guiada por las imágenes que evocan los olores, navega en su memoria rescatando los episodios más relevantes de su vida. La novela cuenta cómo Catalina, una joven de 15 años llegada de Inglaterra, y Enrique de Trastámara, con tan sólo nueve años, contraen matrimonio y reciben el título de Príncipes de Asturias. Ella es la depositaria de la legitimidad de la corona de Castilla y él heredero de los Trastámara, la rama bastarda que arrebató el trono a Pedro I, abuelo de Catalina, por lo que su unión simboliza la paz entre dos familias y dos países. Tras este comienzo, la autora, metida en la piel de la Princesa de Asturias, ahondará en el amor por su marido, las turbulencias políticas, el apoyo brindado por su valida tras enviudar y la lucha por asegurar el trono a su hijo, Juan II.