Lunes 25/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Audiencias públicas y audiencias privadas: seguimos donde estábamos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El anuncio por los nuevos responsables de la Oficina de Prensa de Zarzuela de que a partir del pasado mes de febrero se iban a dar a conocer las audiencias privadas de don Juan Carlos que no fueran contra la seguridad nacional, ha chocado con la realidad. No se ha anunciado ninguna. Se podría pensar que algunas de las que ha mantenido estos días el Rey (en la imagen) afectaban a la seguridad del Estado pero, conociendo la identidad de algunos de los que han sido recibidos, tampoco es posible meterlos en ese saco. La solución: transparencia. Si se anuncia algo hay que cumplirlo. En caso contrario, la credibilidad se pierde enseguida.

 

FOTOGRAFÍA: IPAPRESS

Se podría argumentar que la audiencia de don Juan Carlos de hoy a Vladimir Yakunin, presidente de los Ferrocarriles Rusos, es una visita privada, pero dado que el empresario ruso está en visita de trabajo en España, tampoco parece oportuno meterle en ese saco.

Tampoco fue 'privada' la audiencia de ayer de don Juan Carlos a Gregorio Marañón. Y no lo fue porque, supuestamente, el empresario y abogado acudía a ver al El Rey con motivo de las actividades programadas en el cincuentenario del fallecimiento de su abuelo, el célebre médico del mismo nombre. Y es que a pesar de que Gregorio Marañón y Bertrán de Lis preside el grupo farmacéutico Roche Farma, la discográfica Universal Music España, y el grupo de distribución Logista, parece que la audiencia iba por otros derroteros, siempre según fuentes de la Casa Real.

Conclusión: si en este tiempo don Juan Carlos ha recibido a determinada gente -algunos muy conocidos- y esas audiencias se mantienen en secreto por motivos de seguridad nacional, es que hemos vuelto donde estábamos. Es decir, a informar, cuando estas entrevistas se filtran -casi siempre interesadamente- que se trata de asuntos privados de la Familia Real y que, sobre eso, no se informa. Donde estábamos. Una pena.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·