Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz archiva provisionalmente la causa de los cuatro acusados de quemar una fotografía de los Reyes durante la Diada de Barcelona

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El magistrado adoptó esta decisión, a instancias de la Fiscalía, después de tomar declaración a Joaquín Español, Elisenda Ramos, Marc García Agramunt y Guifré Rodes González, quienes han reconocido que asistieron a la manifestación el pasado 11 de septiembre, pero que han negado haber participado en la quema de la imagen del Rey y en la de las banderas española y francesa, así como llevar sus rostros cubiertos.

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz archivó ayer provisionalmente la causa en la que investiga a los cuatro jóvenes acusados de participar en la quema de una fotografía de los Reyes y de banderas de España y Francia tras una manifestación independentista en Barcelona durante la Diada. El magistrado adoptó esta decisión, a instancias de la Fiscalía, después de tomar declaración a Joaquín Español, Elisenda Ramos, Marc García Agramunt y Guifré Rodes González, quienes reconocieron que asistieron a la manifestación el pasado 11 de septiembre, pero que negaron haber participado en la quema de la imagen del Rey y en la de las banderas española y francesa, así como llevar sus rostros cubiertos. La parte de la investigación relativa al delito de ultraje a España en el caso de la quema de banderas, en la que supuestamente participaron Español y Ramos, se enviará a los Juzgados de Instrucción de Barcelona para que éstos sean los que lo investiguen, ya que la Audiencia Nacional no es competente "para conocer de este delito". Aparte de esta decisión, Pedraz acordó sobreseer la parte relativa a la quema de las fotografías del Rey -atribuido inicialmente a García Agramunt y Rodes González-, al considerar que "no hay base" para imputarles.

En un auto, el magistrado relata que sobre las 18.00 horas del pasado 11 de septiembre se inició la manifestación desde la Plaza Urquinaona y cuando la cabecera estaba llegando al Passeig del Born, "dos individuos no identificados con vestimenta similar y los rostros tapados con pañuelos negros, subieron a una tarima a modo de escenario y quemaron una fotografía de gran tamaño" de los Reyes. A continuación, continúa el juez, siguiendo instrucciones de una tercera persona -identificada por los Mossos d'Esquadra como García Agramunt-, abandonaron el escenario y éste les acompañó hasta una furgoneta próxima -que había alquilado Rodes González-, "donde, tras cambiarse de indumentaria, se mezclaron con la gente", sin que pudieran identificarles. Alrededor de las 19.30 horas, añade el auto, cuatro individuos "con los rostros cubiertos por máscaras de color blanco, subieron al escenario y quemaron una bandera de España" y otra de Francia, "regresando a continuación a la furgoneta antes mencionada para cambiarse de vestimenta", y dos de ellos fueron identificados por los Mossos como Ramos y Español.