Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Agentes de la lucha antiterrorista fueron alertados de un atentado de ETA para amargarle el cumpleaños al Rey Don Juan Carlos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El sábado 5 de enero, el Rey Don Juan Carlos celebró su septuagésimo cumpleaños. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE) elevaron ese día el nivel de alerta ante una filtración: la banda terrorista ETA iba a cometer un atentado esa jornada.

El mensaje circuló entre agentes de los FCSE. ETA iba a amargarle el cumpleaños al Rey cometiendo un atentado en tan señalado día. La filtración se extendió como la pólvora y los agentes policiales, siguiendo orden de sus superiores, extremaron las medidas de seguridad ante esa posible acción criminal de los etarras.

Fuentes de la lucha antiterrorista consultadas por El Confidencial Digital confirman que se percibieron “acciones y movimientos” que apuntaban a que la banda terrorista escogería, efectivamente, el cumpleaños de Don Juan Carlos para atentar.

Curiosamente, el director general de la Policía y de la Guardia Civil, Joan Mesquida, aseguró el viernes en Palma de Mallorca que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se encuentran en situación de “máxima tensión” tras haber “desbaratado” varios atentados de ETA. Mesquida añadió que nuestro país sigue manteniendo el nivel de alerta número 2 respecto al riesgo de acciones terroristas.

Mesquida aclaró también que la Policía y la Guardia Civil no han reducido en “ningún momento” su vigilancia antiterrorista tras el fin de la tregua el pasado 6 de junio.

Por otra parte, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y su homóloga francesa, Michèle Alliot-Marie, tienen previsto recibir el próximo jueves 10 de enero en París a los policías y gendarmes que permitieron la detención de Asier Bengoa y Saioa Sánchez, la última acusada de participar en el atentado que acabó con la vida de los guardias civiles Raúl Centeno y Fernando Trapero el pasado 1 de diciembre en la localidad francesa de Capbreton.