Martes 22/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

El confidente de la corte

El día que un ayudante de campo perdió la gorra del rey Juan Carlos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La anécdota la cuenta el general de División en la reserva Rafael Dávila, que fue ayudante de campo del rey emérito y que rescata de vez en cuando recuerdos de esta etapa.

Dávila contó hace unos días en su blog un episodio que sucedió en un acto militar que tuvo Juan Carlos I en Barcelona, sin precisar la fecha pero dando a entender que fue hace muchos años. El ayudante de campo (militares asignados a atender al rey) que acompañaba a don Juan Carlos perdió la gorra del rey, que tenía que guardar durante el acto. “El caso es que llegaba la hora de la despedida y la gorra no aparecía. El Rey tuvo que despedirse sin realizar el saludo militar. El ayudante se quedó en tierra buscando la prenda de cabeza. No apareció, pero su celo y pundonor hizo que encargase una en la sastrería habitual del Rey”, relata el general Dávila. Una vez tuvo la gorra nueva, el ayudante de campo se la llevó al rey Juan Carlos: “Majestad, al fin apareció su gorra”. El rey la miró con detalle, se la puso y de inmediato le contestó: “Esta no es mi gorra”. Dávila apunta que el ayudante de campo en cuestión guarda esa gorra en su casa.

·Publicidad·
“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·