Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Bélgica

Retiran una escultura de la hija ilegítima de Alberto II ante la próxima visita de la princesa Astrid

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El ayuntamiento belga de Coxyde ha decidido retirar del interior de su sede una escultura de la artista Delphine Böel, hija ilegítima del Rey de los belgas, ante la visita que realizará la princesa Astrid el próximo viernes

La escultura, que lleva por título “El sagrado monstruo real a cuatro patas”, está realizada en papel maché con colores muy vistosos, representa a un cerdo y a una vaca coronados sobre una cama. La obra data de 2001 y fue adquirida por el Ayuntamiento de Coxyde, conocido por su estación balnearia en el Mar del Norte, en 2004.

Varios medios de comunicación belgas han insinuado que la retirada de la escultura ante la visita de la segunda hija de los Reyes Alberto y Paola se debe a la solicitud realizada por el Palacio Real, si bien el portavoz del Palacio, Pierre-Emmanuel de Bauw, ha negado categóricamente que la retirada de la obra se haya realizado por una petición del Palacio Real.

El alcalde de Coxyde, Marc Vanden Bussche, aseguró que la decisión de retirar temporalmente la escultura la había tomado él por iniciativa propia y “por cortesía”, antes de que se produzca la próxima visita real. Por su parte, Böel ha declarado que “es una pena” que hayan retirado su obra y que la princesa Astrid “quizás va a reírse” de la decisión adoptada.

Delphine Böel, de 40 años y embarazada de su segundo hijo, ha calificado a su supuesto padre de “irresponsable” en el libro “Cortar el cordón”, que acaba de ponerse a la venta en las librerías belgas. Su existencia y la relación con Alberto II salió a la luz con una biografía de la Reina Paola, “Paola, de la dolce vita a la Corona”, escrita en 1999 por Mario Danneels, un escritor flamenco que entonces tenía 18 años.

Varias obras y testimonios certifican la relación entre el Rey de los belgas y la madre de Böel, la baronesa Sybille de Selys Longchamps, durante una crisis matrimonial, reconocida por el propio Alberto II, que tuvo lugar a finales de los años sesenta.

Javier Aguilar