Martes 25/07/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Bélgica

Un gesto analizado al detalle en su país

El rey de Bélgica potencia su imagen deportiva practicando kitesurf

La casa real da un paso poco frecuente al mostrar actividades de ocio de Felipe I, que se grabó con una cámara GoPro

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Como sucede en otras monarquías como la española, los ciudadanos belgas están acostumbrados a ver al rey Felipe en actos solemnes, guardando la etiqueta, pronunciando discursos... Por eso ha llamado la atención el último vídeo difundido por la casa real.

Felipe de Bélgica practica kitesurf. Felipe de Bélgica practica kitesurf.

A principios de julio la familia real belga disfrutó de unos días en la costa de Flandes. La casa real difundió imágenes del rey Felipe, la reina Matilde y sus cuatro hijos Isabel, Manuel, Gabriel y Leonor visitando un puerto, subiendo a un barco...

Pero lo que ha causado sensación en Bélgica es el vídeo publicado días después en los perfiles que la corona tiene en Twitter y Facebook. Con el mensaje “¡Disfrutad del verano!”, los internautas vieron sorprendidos imágenes del jefe del Estado cruzando el mar con una tabla y una cometa de kitesurf.

Medios como la televisión RTL se decidieron a analizar en profundidad este vídeo difundido por la casa real. Entrevistó a ciudadanos en la calle y contó con la participación de expertos en monarquía, que coincidieron en opinar que con este gesto inusual el rey trata de mostrar una imagen más desenfadada, deportista e incluso juvenil, al demostrar que a sus más de 50 años sigue siendo un apasionado de los deportes de riesgo.

Los expertos coinciden en que este “experimento” ha sido un éxito de comunicación. El vídeo se viralizó en las redes sociales, ya que las imágenes no muestran al rey a lo lejos haciendo kitesurf: el propio Felipe llevaba consigo varias cámaras tipo GoPro que iban grabando su evolución por el agua.

Aunque a algunos entrevistados le pareció algo extraño ver al rey en esa situación, la mayoría opinaron que era un paso para que los belgas pudieran conocer mejor al monarca, que llegó al trono en 2013 tras la abdicación de su padre Alberto.