Sábado 19/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Bélgica

Se ha creado un memorial en la entrada

Felipe de Bélgica visita la estación de metro atacada por los yihadistas

El rey fue uno de los primeros pasajeros en subirse a un vagón en Maelbeek, donde murieron una veintena de personas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El 22 de marzo tuvo lugar un doble atentado terrorista en la ciudad de Bruselas. Uno de ellos fue en el metro, en concreto en la estación de Maelbeek. Esta última abrió sus puertas el pasado lunes, y el rey Felipe ha sido uno de los primeros en acudir al lugar y subirse a uno de los vagones.

Rey de Bélgica en la estación de metro.

El rey de Bruselas acudió probablemente a un acto complicado dentro de su papel como monarca al frente del país. Felipe I visitó durante la jornada de ayer la estación de metro de Maelbeek, donde tuvo lugar uno de los atentados terroristas del pasado 22 de marzo.

A su llegada, el rey se detuvo en el memorial que se ha creado en una de las paredes a la entrada de la estación. Felipe I estuvo durante unos minutos leyendo cada uno de los mensajes que se han ido escribiendo y dibujando desde que se abriese el acceso el pasado lunes.

Además, el monarca como prueba de seguridad decidió subirse a uno de los vagones del metro para dar una vuelta. La casa real belga se ha encargado de difundir el video en el que accede al tren a través de las redes sociales para que los ciudadanos vuelvan a confiar en este transporte público y sobre todo en esta estación, que hasta ahora, está marcada por el terror.

Como contó Monarquía Confidencial, el mismo día de los atentados en el metro así como en el aeropuerto de la ciudad, el rey belga se dirigió a los ciudadanos en televisión para mostrar sus condolencias a las víctimas y a sus familiares.

No obstante, el pasado sábado se permitió a las víctimas de los atentados así como a sus familiares visitar la estación y dejar los primeros testimonios. También depositaron flores  en varios puntos de Maelbeek.

El 22 de marzo, Bruselas se levantaba con la peor de las noticias. Un doble atentado del Estado Islámico, uno en el metro de la ciudad y el otro en el aeropuerto que dejó 32 muertos y centenares de heridos.


·Publicidad·
“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·