Domingo 20/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Bélgica

Felipe de Bélgica se estrenó en el discurso de Navidad a los belgas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El monarca, que accedió al trono en julio tras la renuncia de su padre, Alberto II, agradeció en su primer mensaje navideño el apoyo de los ciudadanos de Bélgica en estos primeros meses como rey. También la importancia del diálogo y el acuerdo entre las comunidades flamenca y valona en que se divide el país.

El rey Felipe de Bélgica, en el mensaje televisado de Nochebuena. El rey Felipe de Bélgica, en el mensaje televisado de Nochebuena.

Después de veinte años de discursos de Alberto II, los ciudadanos belgas vieron por televisión el primer mensaje navideño del rey Felipe, que ascendió al trono en julio tras la renuncia de su padre.

En una intervención transmitida por los principales canales de televisión de Bélgica, Felipe quiso renovar la puesta en escena: en vez de aparecer sentado tras el escritorio de su despacho, como hacía su padre, se dirigió a los belgas de pie, delante de un gran árbol de Navidad y de una ventana con vistas a los jardines del Palacio Real de Bruselas.

El Jefe de Estado belga comenzó dando las gracias a todos sus conciudadanos por cómo lo han recibido en estos primeros meses de reinado, y se declaró “profundamente conmovido” por todas las felicitaciones y muestras de afecto recibidas.

El desempleo, la gran preocupación del rey de Bélgica

En un discurso de seis minutos, algo más corto que los de su predecesor en el trono, Felipe se centró en abordar el problema más grave al que se tienen que enfrentar los ciudadanos de Bélgica: la crisis económica.

El rey destacó dos datos que reflejan la dureza de la depresión: uno de cada cuatro jóvenes no encuentra trabajo, y uno de cada siete belgas vive en situación de pobreza. Para hacer frente a esta difícil situación, Felipe apostó por que el gobiernos federal y los ejecutivos regionales incentiven la competitividad de las empresas del país.

Aunque en lo que incidió especialmente fue en “importancia vital” de la formación y la educación para que estos jóvenes que engrosan las listas del paro puedan encontrar un hueco en el mercado laboral. Por eso expresó su deseo de que la labor de los profesores ayude a encauzar la creatividad y la energía de las nuevas generaciones.

Empeño para que valones y flamencos sigan conviviendo

Más allá de la economía, el rey de los belgas hizo mención al eterno enfrentamiento entre las dos grandes regiones en que se divide el país: Flandes, al norte, de población neerlandófona, y Valonia, al sur, de lengua francesa.

Felipe no hizo alusiones políticas al enfrentamiento entre ambas comunidades -algo que sí hizo su padre, Alberto II, y por lo que recibió duras críticas-. Se limitó a remarcar la importancia del convenio de cooperación cultural firmado entre las regiones de Flandes y de Valonia (además de la zona francófona de Bruselas) como ejemplo de su intención de continuar profundizando el diálogo y el acuerdo entre los distintos sectores políticos y sociales de Bélgica.

En este primer mensaje de Nochebuena, el flamante rey de los belgas también destacó los logros conseguidos por compatriotas: desde el Premio Nobel de Física concedido a François Englert, hasta la clasificación de la selección nacional para el Mundial de Fútbol de Brasil 2014.

Todo el discurso de Felipe estuvo salpicado de constantes referencias al optimismo y a la capacidad de todos los belgas para superar la difícil situación económica por la que atraviesa el país.

·Publicidad·
“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·