Miércoles 18/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Bélgica

El rey Alberto II podría abdicar en su hijo, el príncipe Felipe, este verano

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El rey Alberto II de Bélgica "está cansado, no puede más, en estas circunstancias desearía pasar el testigo". Con estas palabras el diario Le Soir retrataba la situación actual que atraviesa el soberano belga según afirman personas del círculo privado del monarca.

Tal y como explica el diario belga, el rey Alberto estaría dispuesto a abdicar en su hijo, el príncipe Felipe tan pronto como le fuera posible. Tras veinte años de reinado, la crisis que atraviesa la monarquía flamenca ha empujado al soberano a tomar esta decisión.

Los escándalos protagonizados por su hijo Lorenzo y algunas publicaciones recientes sobre el rey podrían haber sido una de las principales razones a la hora de decidir si ha llegado el momento de un cambio generacional en la corona belga.

Alberto II podrían abdicar en su hijo, según informa dicha publicación, este mismo verano en el mes de julio, coincidiendo con el día de la Fiesta Nacional el día 21 de ese mes.

A partir de ese momento, las riendas de la Jefatura del Estado serían tomadas por su hijo primogénito, el príncipe Felipe, quien desde niño fue educado para ser rey.

Un príncipe elegido para ser rey

El rey Balduino, quien no tuvo descendencia, se encargó desde el primer momento de la formación de su sobrino Felipe, actual duque de Lieja, a quien aleccionó para que se convirtiera algún día en su heredero directo, saltándose a su hermano Alberto, en el orden de sucesión.

Los escándalos protagonizados por Alberto y su esposa, la reina Paola, durante su juventud fueron una de las razones que provocaron el salto generacional.

Aunque Felipe de Lieja fue instruido para cumplir con dicho propósito, su corta edad cuando se produjo el fallecimiento repentino del rey Balduino durante unas vacaciones en Motril junto a su esposa, la reina Fabiola, no permitió su ascensión directa al trono.

Fue su padre, Alberto, quien contrario a los deseos del difunto rey, fue proclamado soberano de los belgas en 1993.

Si finalmente se produjera la abdicación del rey, el príncipe Felipe recuperaría exactamente veinte años después el trono que por decisión de Balduino le habría pertenecido en lugar de a su padre.

Antecedentes de abdicación en Bélgica

Leopoldo III, padre de Balduino y Alberto de Bélgica, tuvo que abandonar el país a causa de la invasión alemana durante la Segunda Guerra Mundial. Durante los casi diez años de exilio, la familia real belga se asentó en Francia y posteriormente en España, Austria y Suiza.

No fue hasta el 22 de julio de 1950 que el rey Leopoldo III, acompañado por los príncipes Balduino y Alberto, pudo regresar a su país.

A su llegada a Bélgica, la situación inestable que atravesaba el país y su larga estancia alejado de los ciudadanos, empujó a Leopoldo a abdicar en favor del príncipe Balduino, su primogénito, quien tomó juramento el 17 de julio de 1951 y se convirtió en el quinto rey de los belgas.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·