Lunes 21/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Bélgica

Antes tenían una buena relación personal

Alberto de Bélgica se enfadó con el ex primer ministro por el sueldo de rey emérito

El anterior jefe de gobierno, Elio di Rupo, le había prometido 1,4 millones anuales pero por presiones de sus socios la cantidad se quedó en 923.000 euros

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Una de las cuestiones que tuvo que decidir el gobierno de Bélgica cuando Alberto II decidió abdicar la corona en su hijo Felipe fue la asignación económica que recibiría el primer como rey emérito. La decisión final no gustó a Alberto y esto dañó su relación con el ya ex primer ministro Elio di Rupo.

El rey Alberto (con chaqueta clara) ríe con Elio di Rupo. El rey Alberto (con chaqueta clara) ríe con Elio di Rupo.

Tres años después de la abdicación del rey Alberto, la radio pública francófona de Bélgica, la RTBF, emitió hace unos días un reportaje en el que rememoraba el proceso de sucesión en la corona y reveló detalles desconocidos.

Y es que participó en el programa Elio di Rupo, quien fuera primer ministro del gobierno belga en las fechas del relevo en la monarquía. El ex político socialista explicó que si antes, durante su reinado, mantenía una estrecha relación con el rey Alberto, ahora apenas hablan.

El motivo es que Alberto II se sintió muy contrariado con cómo se aprobó la asignación económica que recibe de las arcas públicas como rey emérito. Di Rupo llevó a su consejo de ministros una propuesta que era muy similar a que se había aprobado en Holanda para la reina Beatriz, que había abdicado en favor de su hijo Guillermo poco antes.

La cifra concreta era de 1,4 millones de euros. Sin embargo, Elio di Rupo se encontró oposición en su propio gobierno de coalición. El ministro encargado de las pensiones era Alexander de Croo, líder de un partido liberal flamenco que gobernaba en coalición con los socialistas.

De Croo se mostró partidario de reconocer el papel del rey Alberto con una pensión, pero consideró muy excesivos esos 1,4 millones por ser casi cien veces la pensión media de los belgas. Por eso, y en plena crisis económica, propuso que la asignación quedara en los definitivos 923.000 euros que el gobierno belga aprobó para Alberto II, ya que De Croo consiguió mayoría en el gobierno frente a Di Rupo.

Alberto II lo consideró una afrenta, ya que esa cifra era la que percibían los príncipes. De ahí, explicó hace unos días el ex primer ministro, que el rey emérito prácticamente haya congelado su relación con el propio Di Rupo, que le había “prometido” esos 1,4 millones. Además, este sería el motivo por el que el padre de Felipe aparece en pocos actos oficiales e incluso se ha ausentado de algunas celebraciones del día nacional de Bélgica.

·Publicidad·
“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·